Se trata de la primera comunidad del país en lograr participación ciudadana en un proyecto minero sin pasar por la Corte Suprema. Fuente: La Estrella de Quillota