Construcción Línea de Base

de la Biota para obtención la Categoría de Santuario de la Naturaleza para el Humedal Tunquén

Construcción Línea de Base de la Biota para obtención la Categoría de Santuario de la Naturaleza para el Humedal Tunquén

Ubicado entre las comunas de Algarrobo y Casablanca, el Humedal Tunquén es un lugar de conservación de la biodiversidad, por su gran valor ecológico como sitio de anidación de aves migratorias y su alto endemismo de flora y fauna.

Descripción del trabajo realizado

Elaboración del expediente técnico Santuario de la Naturaleza, a través del estudio y caracterización biogeográfica del territorio y, contextualización de zonas de humedales en Chile. Todo esto, bajo el Inventario Nacional de Humedales y el Seguimiento Ambiental (MMA-CEA, 2011) y revisión de la ley de Conservación y planificación ambiental territorial, flora y fauna, patrimonio.

El amplio trabajo desarrollado demostró que el “Humedal de Tunquén” es un ecosistema con un alto valor ecológico, debido a una composición vegetal que difiere de la conformación característica de los ecosistemas costeros de la región, lo cual está fuertemente determinado por las condiciones edáficas, orográficas, de latitud y climáticas. La puesta en valor de lo antes descrito permitió la denominación de Santuario de la Naturaleza. 

Simbiosis Bioconsultora desarrolló bases para declarar Santuario de la Naturaleza al Humedal de Tunquén

Una importante riqueza arqueológica y vegetal fue parte de lo identificado en el estudio desarrollado por Simbiosis Bioconsultora, bajo la contratación directa por parte de la Sociedad Romo Ltda. Este trabajo, en 2014, contribuyó a la declaración de la categoría “Santuario de la Naturaleza” al Humedal de Tunquén, ubicado en la región de Valparaíso.

Las casi 100 hectáreas del terreno protegido, pertenecientes a las comunas de Algarrobo y Casablanca, respondieron a años de demandas ambientales, seguidos de una solicitud de la Comisión de Ordenamiento Territorial (CORE) de Valparaíso y la necesidad de realizar una línea base de información de sitios, especialmente de humedales, con alto valor para la conservación de la biodiversidad.

“El estudio de línea de base de la biota estableció la necesidad de conservar la biodiversidad del humedal, así como generar instrumentos de seguimiento que permitan monitorear su dinámica de cambio, para que su protección tenga estrecha relación con las actividades de economías de escala que se desarrollan en la cuenca”, explicó Salvador Donghi, director del estudio ejecutado por Simbiosis Bioconsultora.

Algunos de los hitos del estudio en el humedal demostraron condiciones edáficas, orografía y de latitud particulares, las que conforman una comunidad de alto valor ecológico, que estaría por sobre otras áreas costeras de la región. Según concluyó el estudio, el hecho de estar ubicado en una zona de transición entre las unidades biológicas regionales del norte y del sur, ofreció una combinación de los elementos florísticos de ambas regiones, lo que generó una mayor riqueza de plantas, un aumento en la biodiversidad y una resultante complejidad en la conformación de  subsistemas y ecosistemas.

A lo anterior, se sumó un fuerte componente arqueológico hallada en el polígono de protección, con evidencias de ocupación de poblaciones prehispánicas entre los años 300 aC y 1300 dC, elementos que contribuyeron en la declaración de protección y plan de manejo del Humedal de Tunquén.

Compartir en RRSS:

Proyectos recientes

Restauración ecosistémica Humedal El Loto, Llanquihue
Protección de formaciones relictuales en La Ligua
Estudio jurídico ambiental para Putaendo, provincia de San Felipe de Aconcagua